Buenas nuevas en el sector financiero dominicano

Fuente: Periódico El Dinero.

https://www.eldinero.com.do/65669/buenas-nuevas-en-el-sector-financiero-dominicano/

Adquisición del Banco del Progreso por parte de Scotiabank prueba dinamismo del mercado

El sector financiero dominicano sigue generando noticias positivas. El anuncio del acuerdo de compra-venta del Banco del Progreso por el canadiense Scotiabank demuestra no sólo el dinamismo que ha caracterizado al mercado en los últimos años, sino otra prueba de confianza del capital extranjero en la estabilidad económica y política del país.

El Banco del Progreso es una institución financiera de servicios múltiples con fuertes raíces entre los dominicanos, pero no sólo por su trayectoria de cercanía con sus clientes, sino por la responsabilidad con que han actuado sus inversionistas ante situaciones que ponen a prueba la seriedad y confianza de cualquier mortal. El hecho de que el 97.44% de las acciones, cuyo valor aproximado se calcula en US$330 millones, pase al control de Scotia es una señal fehaciente del potencial que tiene la economía dominicana en términos de su expansión.

El primer vicepresidente y gerente general de Scotiabank República Dominicana, Robert Anthony Williams Cisneros, lo ha dejado bien establecido: El principal atractivo para la inversión es que el mercado dominicano está creciendo, es una democracia estable y al banco le interesa crecer donde hay potencial. Por supuesto, también admite que el sector financiero local es bastante competitivo cuando afirma que “en este mercado hay tres jugadores grandes, y si tú quieres competir aquí tienes que tener escala”.

Es positivo que el mercado, en cualquiera de sus variantes, sea competitivo. Al final son los consumidores los más beneficiados. Cuando un país puede mostrar un sector bancario fuerte, como es el caso de República Dominicana, puede estar seguro de que sus posibilidades de desarrollo, de acceso a capital de trabajo para los entes productivos, tenderán a ser mejores.

Esta adquisición bancaria, que habrá de tener la aprobación de las autoridades monetarias, viene a fortalecer un actor del sector que ahora tendrá mayor capacidad de ofrecer productos y servicios más competitivos o atractivos. Al operar con un mayor volumen, con el doble de capacidad, los clientes tendrán ahora un campo más amplio para ver qué se puede aprovechar. Los demás competidores, con los cuales el Scotiabank comparte la mayor del pastel, habrán de mirar este movimiento como debe ser: con optimismo. Además, son ellos los que lideran el sector de intermediación financiera.

Este tipo de operaciones, por supuesto, también dejan beneficios o ingresos “no planificados o presupuestados” para el Estado a través de la ganancia de capital, es decir, que también es una buena nueva. La otra noticia positiva es que este proceso, que habrá de completarse en los próximos dos años, tampoco implicará una gran reducción de personal, por lo que el mercado laboral tendrá tiempo para absorberlo.

A finales de 2013 también fuimos testigos de una transacción parecida, la fusión de los bancos BHD y León, cuyos resultados indican que fue positiva para al mercado financiero. Las autoridades, de su lado, están en la obligación de lograr que aquellas entidades con menor capacidad de competencia trabajen y operen en igualdad de condiciones, pues su papel es fundamental para el equilibrio del mercado dominicano.

El regulador, con toda seguridad, aprobará esta fusión. Sin embargo, lo único que se le puede pedir es que se tome su tiempo, que todo está tranquilo y con indicadores que sólo ofrecen una cosa: confianza.

17 de agosto 2018.